viernes, 28 de febrero de 2014


Marcos Troyjo 


martes, 25 de febrero de 2014

Marco Rubio Delivers Floor Speech On Crisis In Venezuela

 Rubio: “I get thousands of retweets from students and young people, until they shut them out, in Venezuela who are encouraged by the fact that we are on their side. What they want is what we have, the freedom and the liberty. That’s what all people want. And if America and its policy-makers are not going to be firmly on the side of freedom and liberty, who in the world is?”
U.S. Senator Marco Rubio
Senate Floor Speech 
February 24, 2014
A few moments ago, the body was treated to a report from the senator from Iowa about his recent trip to Cuba. Sounded like he had a wonderful trip visiting, what he described as, a real paradise. He bragged about a number of things that he learned on his trip to Cuba that I’d like to address briefly. He bragged about their health care system, medical school is free, doctors are free, clinics are free, their infant mortality rate may be even lower than ours. I wonder if the senator, however, was informed, number one, that the infant mortality rate of Cuba is completely calculated on figures provided by the Cuban government. And, by the way, totalitarian communist regimes don’t have the best history of accurately reporting things. I wonder if he was informed that before Castro, Cuba, by the way, was 13th in the whole world in infant mortality. I wonder if the government officials who hosted him, informed him that in Cuba there are instances reported, including by defectors, that if a child only lives a few hours after birth, they’re not counted as a person who ever lived and therefore don’t count against the mortality rate.
I wonder if our visitors to Cuba were informed that in Cuba, any time there is any sort of problem with the child in utero they are strongly encouraged to undergo abortions, and that’s why they have an abortion rate that skyrockets, and some say, is perhaps the highest the world. I heard him also talk about these great doctors that they have in Cuba. I have no doubt they’re very talented. I’ve met a bunch of them. You know where I met them? In the United States because they defected. Because in Cuba, doctors would rather drive a taxi cab or work in a hotel than be a doctor. I wonder if they spoke to him about the outbreak of cholera that they’ve been unable to control, or about the three-tiered system of health care that exists where foreigners and government officials get health care much better than that that’s available to the general population.
I also heard him speak about baseball and I know that Cubans love baseball, since my parents were from there and I grew up in a community surrounded by it. He talked about these great baseball players that are coming from Cuba — and they are. But I wonder if they informed him — in fact, I bet you they didn’t talk about those players to him because every single one of those guys playing in the Major Leagues defected. They left Cuba to play here. 
He also talked about how people would come up to him in the streets and not a single person said anything negative about America. Nobody came up to him wagging their fingers saying, ‘You Americans and your embargo is hurting us.’ I’m glad to hear that. Because everyone who wants to lift the embargo is constantly telling us that the Castros use that to turn the people against us. So obviously, that’s not true. So I’m glad to hear confirmation of what I already knew to be true. I heard about their wonderful literacy rate, how everyone in Cuba knows how to read. That’s fantastic. Here’s the problem: they can only read censored stuff. They’re not allowed access to the Internet. The only newspapers they’re allowed to read are Granma or the ones produced by the government. 
I wish that someone on that trip would have asked the average Cuban, ‘With your wonderful literacy skills, are you allowed to read The New York Times or the Wall Street Journal or any blog, for that matter?’ Because the answer’s, ‘No.’ So it’s great to have literacy, but if you don’t have access to the information, what’s the point of it? So I wish somebody would have asked about that on that trip. We heard about Mr. Gross, who is not in jail. He’s not a prisoner. He is a hostage. He is a hostage. And in the speech I heard a moment ago, I heard allusions to the idea that maybe we should — he didn’t say it, but I know the language, I know the code in this — that maybe there should be a spy swap. Here’s the problem: Mr. Gross was not a spy. You know what his crime was, if that’s what you can call it? He went to Cuba to hand out satellite radios to the Jewish community. But, we’re glad to hear that the Cubans are so nice to him that they let him walk 10,000 steps a day and do pull-ups and they let him build a necklace out of bottle cap tops. Very nice of them to allow him to do those things. How generous.
I wonder if anybody asked about terrorism, because Cuba is a state sponsor of terrorism. I wonder if anybody asked about the fact that, just a few months ago, a North Korean ship going from Cuba to North Korea was stopped in the Panama Canal and it contained items in violation of international sanctions against a government in North Korea that, a report just came out confirming what we already knew, has death camps and prison camps. And the Cubans are allowing them to evade these sanctions. Did that come up in any of the wonderful conversations in this socialist paradise in the Caribbean? I bet you it didn’t.
Let me tell you what the Cubans are really good at, because they don’t know how to run their economy, they don’t know how to build, they don’t know how to govern a people. What they are really good at is repression. What they are really good at is shutting off information to the Internet and to radio and television and social media. That’s what they’re really good at. And they’re not just good at it domestically, they’re good exporters of these things. And you want to see exhibit A, B, C and D? I’m going to show them to you right now. They have exported repression in real-time, in our hemisphere, right now. 
Let me show you the first slide here. This gentleman here is the former mayor of a municipality in Caracas. His name is Leopoldo Lopez. And this is the National Guard of Venezuela pulling him into an armored truck last week. You know why? Because he’s protesting against the government. He’s protesting against the government of Venezuela, which are puppets of Havana, completely infiltrated by Cubans and agents from Havana. Not agents, openly, foreign military affairs officials involved in Venezuela. You know why? Because the Venezuela government is giving them cheap oil and free oil, in exchange for help during these sorts of repressions. So here he is, he’s sitting in jail right now because he’s protesting against the government. He’s sitting in jail right now.
So here’s the next slide. This is Genesis Carmona. She’s a beauty queen and a student in a city called Valencia. She’s on that motorcycle because the government in Venezuela and the thug, these so-called civilian groups that they’ve armed —  another export from Cuba, a model the Cubans follow —  they shot her in the head. She died last week. This is the government that the Cubans support. Not just verbally, not just emotionally, but with training and tactics. This is who they export — this is what they do. And she’s dead. And this is her being taken on a motorcycle to the hospital where they were unable to save her life because she was shot in the head by Venezuelan security forces. 
Here’s another slide. Remember I showed you Mr. Lopez? These are his supporters being hit with water cannons — by water cannons in the street because they’re protesting against the government. This has been going on now for two weeks. This is the allies of Cuba, Venezuela, the puppets of Cuba. And this is what they do to their own people. Water cannons knocking people to the ground. Why? Because they’re protesting the government. 
Let me show you the next slide. Here’s a demonstrator detained by police. Look how they drag him through the streets. This is in Caracas, Venezuela. 
Let me show you another demonstrator. This is a student — by the way, these are all students in the street. You see this young man here? He was also shot in the head by security forces and pro-government groups in Caracas. This happened on February 11. This is what they do in Venezuela. This is what the allies of the Castro regime does, this is what they export. This is what they teach. This is what they support. And it doesn’t stop here. 
Who are Cuba’s allies in the world? North Korea. Before he fell, the dictator in Libya, the dictator in Syria, the tyrant in Moscow. This is who they line up with. This is this wonderful paradise? By the way, this in and of itself deserves attention, what’s happening in Venezuela, in our own hemisphere. It is shameful that only three heads of state in this hemisphere have spoken out forcefully against what’s happening. It is shameful that many members of Congress who traveled to Venezuela and were friendly with Chavez, some even went to his funeral, sit by saying nothing while this is happening in our own hemisphere. And this wonderful Cuban paradise government that we heard about? This is what they support. Just this morning, the dictator that calls himself a president — never been elected to anything, Raul Castro — announced he is there for whatever they need to help them do this. 
I listen to this stuff about Cuba and I listen to what’s happening in Venezuela, they’re very similar. Not just in the repression part, but the economics part. You know Venezuela’s an oil-rich country with hardworking people? They have a shortage — we don’t have an embargo against Venezuela. They have a shortage of toilet paper and tooth paste. Why? Because they are incompetent. Because communism doesn’t work. They look more and more like Cuba economically and politically every single day. 
What’s the first thing the Venezuelan government did when these broke out? They cut off access to Twitter and Facebook and the Internet. They ran CNN out of there. They closed down the only Colombian station. Years before, they had closed down all the independent media outlets that criticized the government. Where did they learn that from? From Cuba. And yet we have to listen to what a paradise Cuba is. Well, I wonder how come I never read about boatloads of American refugees going to Cuba? Why have close to one and a half million people left Cuba to come here? But the only people that leave here to move there, are fugitives from the law and people that steal money from Medicare that go there to hide? Why? How come no American baseball players defect to Cuba? Why don’t any American doctors defect to Cuba if it’s such a paradise? 
He cited a poll, ‘More Americans want normal relations with Cuba.’ So do I — a democratic and free Cuba. But you want us to reach out and develop friendly relationships with a serial violator of human rights, who supports what’s going on in Venezuela and every other atrocity on the planet? On issue after issue, they are always on the side of the tyrants. Look it up. And this is who we should be opening up to? Why don’t they change? Why doesn’t the Cuban government change? Why doesn’t the Venezuelan government change?
Throughout this week, I will be outlining proposals and ideas about what we need to do, the sanctions we should be pursuing against the individuals responsible for these atrocities. So with North Korea, we have sanctions. Why? Because they’re a terrorist government and an illegitimate one. Against Iran we have sanctions. Why? Because they support terrorism and they’re an illegitimate government. And against the Cubans we have sanctions. Why? Well, you just saw why. Sanctions are a tool in our foreign policy toolbox, and we, as the freest nation on Earth, are looked to by people in this country, and all around the world, to stand by them in their moment of need when they clamor for freedom and liberty and human rights. They look for America to be on their side, not for America to be cutting geopolitical deals or making it easier to sell tractors to the government there. We should be clear about these things.
But here’s the great news. I don’t know if they get C-SPAN in Cuba. I bet you the government people do. I hope you see that in America, we’re a free society. You’re allowed to come on the floor and you’re allowed to say and spread whatever you want. You think Cuba’s a paradise? You think it’s an example and a model that we should be following? You’re free to say that, here, in the press and anywhere you want. But we’re also free to come here and tell the truth. We’re also free to come here and denounce the violations of human rights and brutality. And I would suggest to my colleagues, the next time they go to Cuba, ask to meet with the Ladies in White. Ask to meet with the Yoani Sanchez. Ask to meet with the dissidents and the human rights activists that are jailed and repressed and exiled. Ask to meet with them. I bet you’re going to hear something very different than what you got from your hosts on your last trip to the wonderful Cuba, this extraordinary socialist paradise. Because it’s a joke. It’s a farce
And I don’t think we should stand by here with our arms crossed, watching these things happen in our hemisphere and say nothing about them. I can close by saying this: Over the last week, I have tweeted about these issues. I get thousands of retweets from students and young people, until they shut them out, in Venezuela who are encouraged by the fact that we are on their side. What they want is what we have, the freedom and the liberty. That’s what all people want. And if America and its policy-makers are not going to be firmly on the side of freedom and liberty, who in the world is? Who on this planet will? If this nation is not firmly on the side of human rights and freedom and the dignity of all people, what nation on the Earth will? And if we’re prepared to walk away from that, then I submit to you that this century is going to be a dangerous and dark one. But I don’t believe that’s what the American people want from us. Nor the majority of my colleagues. 

jueves, 20 de febrero de 2014




Los graves acontecimientos políticos en Venezuela han llevado a algunos a pedir la aplicación de la cláusula democrática contenida en varios tratados suscritos por nuestro país.
Política y jurídicamente no es asunto fácil. Cada gobierno hace su interpretación y mira, sobre todo, por sus intereses.
A mi juicio, a pesar de las controversias que pudieran tener lugar, la aplicación de la cláusula, su necesidad y conveniencia para los intereses de la democracia, como valor universal, están fuera de toda discusión.
La democracia no está exenta de riesgos involutivos. Su fragilidad congénita la hace presa fácil de las embestidas de fuerzas políticas despóticas. Sobre todo, en países en que ella aún no está sólidamente establecida.
Aun en Latinoamérica, región que ha experimentado avances democráticos importantes, la democracia sigue adoleciendo de importantes vicios que no la hacen inmune a derivas autoritarias. 
Cuando vemos, incluso, el resurgimiento en Europa de movimientos políticos ultranacionalistas, xenófobos y racistas, se confirman los temores y aprensiones respecto de las debilidades de la democracia contemporánea.
Mientras se mantenga el concepto de soberanía externa absoluta de los Estados, la aplicación eventual de la cláusula confrontará dificultades propias de los intereses envueltos y las distintas ópticas sobre cada caso particular.
Si los países y sus gobiernos, los liderazgos políticos, económicos y sociales, no asumen la democracia de manera firme, sincera y consistente, y se toleran los atropellos a los derechos humanos perpetrados por tiranos o aspirantes a tales, la cláusula no será más que un texto de buenas intenciones en los tratados, cuya utilización dependerá de los vaivenes que den las distintas coaliciones que se formen ante casos puntuales.
En cualquier caso, pareciera que la política exterior de los países que asuman la protección y promoción de los valores democráticos y de los derechos humanos, debería ser la de fortalecer, afinar y consolidar este mecanismo, a sabiendas de las dificultades que deberá enfrentar no solo en los campos político y jurídico, sino también en el de la moral.
La globalización propicia la reorganización democrática de la política a escala planetaria, y se tiende hacia una democracia transnacional.  
La democracia ha devenido un valor altamente estimado y esencial, al punto de que países que en su conducta real son autoritarios o despóticos, hacen esfuerzos por que los consideren como democráticos.
Queda claro que una auténtica democracia no es solo un entramado de instituciones, mecanismos de elección y leyes, es también una cultura, un talante colectivo que impregna a una sociedad. El respeto absoluto por el pluralismo en todas sus formas, el diálogo libre y abierto, la tolerancia, los equilibrios entre las distintas fuerzas sociales y políticas, y la rendición de cuentas de autoridades de los representantes políticos, deben ser partes esenciales de aquella manera de vivir.
La Democracia y la tutela de los derechos humanos deben ser principios sustanciales reales en toda sociedad libre. La Comunidad Internacional, y las organizaciones internacionales públicas y privadas que la respaldan y promueven son necesarias e insustituibles. El principio de legitimidad democrática de los gobiernos debe ser consolidado y apuntalado por el Derecho Internacional.
La tensión entre valores humanos universales y política puede tener un camino de solución en la vida real de las relaciones internacionales.
Debe tenerse presente la observación que hace el teólogo alemán Hans Kung,  cuando apunta que una completa subordinación de la política a la ética puede conducir al irracionalismo, porque no respetaría la relativa autonomía de la dimensión política. Pero también una total independencia de la política respecto de la ética lesiona la vigencia universal de los valores morales y llevaría al amoralismo.
Es irreal y utópico ignorar el elemento poder, y lo es también desconocer el elemento moral en cualquier orden internacional.  Ni el “imperialismo de la moral” ni “el imperialismo de la política” deben imponerse.
Compartimos con Kung su conclusión de que en el mundo de hoy necesitamos un nuevo paradigma de política internacional que mantenga la unión entre “una seria salvaguarda de intereses y una orientación ética fundamental.”
Él ha expresado que “una new global politics no es realizable sin una new global ethics”, para lo cual es menester que haya una “política de responsabilidad” de parte de los Estados, sus gobernantes y líderes. Y ésta implica reconocer que los Estados no sólo tienen intereses, sino que éstos  deben ser moralmente responsables; entendiendo la ética política como “un deber de conciencia que no se dirige a lo bueno y justo abstracto, sino a lo  bueno y justo concreto: lo adecuado en una determinada situación, que conjuga una constante normativa general con una variable particular condicionada por la situación. Sólo en una determinada situación política se concreta un deber moral”.
La aplicación de la clausula democrática está íntimamente ligada a los principios morales, va mas allá de los fríos textos de los tratados, de las decisiones negociadas de los organismos internacionales y de las complejas interpretaciones judiciales, y apunta a la convicción profunda de que se tiene una responsabilidad y unos deberes frente a la democracia.
Es la responsabilidad que grandes demócratas como Rómulo Betancourt, en nuestro hemisferio, reclamaron de los gobiernos.
El Derecho Internacional sobre la democracia y los derechos humanos no tendrá ninguna fortaleza ni eficacia si detrás no está presente una voluntad política sustentada en principios morales compartidos que lo sostengan. 
¿Existe esa voluntad hoy en los gobiernos de los países del hemisferio americano ante lo que está sucediendo en Venezuela?



miércoles, 19 de febrero de 2014


“Mañana cuando me vaya, quién se acordará de mi,
solamente la tinaja por el agua que bebí”

Simon Díaz

En estos días tan convulsionados de nuestro país, una infausta noticia sobreviene para conmovernos aun más.
Nos deja un grande entre los grandes compositores y músicos populares de nuestro hemisferio: Simón Díaz.
Su reconocimiento mundial, materializado en un sin número de versiones de su célebre “Caballo viejo” y en diez idiomas distintos, alcanzó también un momento especial cuando le fue otorgado hace unos años, el Grammy Especial Latino. Entonces, el gobierno mezquino de Venezuela ni siquiera le envió una felicitación, que yo sepa; comandaba, por cierto, el Ministerio de la Cultura, un veterinario que según gente del sector nada tenía que ver con aquella.
Niños aun lo veíamos y disfrutábamos en aquel programa televisivo costumbrista que retrataba las peripecias de una familia recién llegada del interior a la “capital del cielo”, Caracas.
Poco a poco, después, fuimos conociendo sus composiciones musicales, su vena poética, hasta verlo convertirse en lo que llegó a ser para propios y extraños.
Y no solo se destacó por sus dotes musicales, sino también por su don de gente, su compenetración con la Venezuela profunda.  Fue un gran venezolano, de los pies a la cabeza, que nos hacía enorgullecer y querer más a nuestro país.
Debo confesar que aunque lo admiré siempre, ha sido, sobre todo, en años recientes,  cuando más he disfrutado oyendo sus melodías y letras, con mayor atención y detenimiento.
Cuando puedo, me siento a oír sus interpretaciones, y cada vez que lo hago encuentro algo nuevo, más hondo, en la llaneza de sus versos. Con los años, lo aprendí a  apreciar más.
Quizás se haya ido por esos caminos de misterio que nos depara a todos el destino,  cantando con su cuatro una de sus bellas canciones, como aquella que dice:     
“Mañana que va llegando, rayito de sol que siento, llévame por la sabana, llévame sabana adentro. Agüita de hojitas verdes, perlitas madrugadoras, decidme adiós que voy lejos, cantando al morir la aurora..agüitas de hojitas verdes perlitas madrugadoras….”
Su voz, su sencillo verso, su  vital tesón y venezolanidad a toda prueba, eternamente acompañarán a este pueblo que mucho lo ha querido y llevará en la memoria.  


viernes, 14 de febrero de 2014

Rafael Lemkin: la soledad del justo

           Antonio Elorza
En el principio, estuvo la sensibilidad. En la autobiografía de Rafael Lemkin (1900-1959), destaca la excepcional continuidad entre sus vivencias juveniles y el enorme esfuerzo teórico y personal que desarrolló hasta su muerte, buscando alzar una barrera jurídica eficaz contra las matanzas del siglo.
Lemkin es primero un niño judeo-lituano que pasa horas solitario viviendo “con el ritmo de la naturaleza”, se conmueve con la persecución de los cristianos en Quo vadis? y disfruta de la convivencia pacífica de grupos étnicos en su lugar natal, al este de Polonia, no lejos de los pogromos del Imperio ruso. Luego, a pesar de la conmoción provocada por los ejércitos que lo cruzan en la Gran Guerra y en la sucesiva sovieto-polaca, el esfuerzo de destrucción se centró en los ejércitos, no en la población civil. Distinción capital. De ahí el sobresalto que le provoca, ya en los años 20, saber que durante la guerra, los militares nacionalistas turcos exterminaron en Anatolia a cientos de miles de armenios. Para el joven Lemkin, el descubrimiento llega gracias a las declaraciones y a los documentos exhibidos en el proceso celebrado en Alemania contra un joven armenio que mató en la calle a Talaat Pashá, el ministro otomano que en abril de 1915 puso en marcha el asesinato de un pueblo.
El 22 de agosto de 1939, al dar instrucciones a sus generales para la invasión, Adolf Hitler asienta su proyecto de conquista y destrucción de Polonia sobre un antecedente bien concreto: “¿Quién se acuerda del aniquilamiento (Vernichtung) de los armenios? La sensibilidad de Lemkin ante el mismo episodio histórico, su sentido de la justicia, le lleva a una conclusión opuesta: al considerar la eliminación deliberada de cientos de miles de inocentes, “me di cuenta de que una ley contra este tipo de asesinatos raciales o religiosos debía ser adoptada por el mundo”. Había adivinado con antelación la lógica de Hitler, expuesta en la reunión de 1939: no era su objetivo mover unas fronteras, sino aniquilar físicamente al adversario “para conquistar el espacio vital que precisamos”. Análoga voluntad de exterminio aplicará a los judíos. Hitler y Lemkin coinciden al elegir como antecedente histórico a Gengis Khan.
El holocausto fue el crimen colectivo de mayor entidad en el siglo XX, la trágica prueba de esa necesidad. No el único. Por otra parte, de ceñirnos a la dimensión homicida de los crímenes contra la humanidad, será imposible percibir que los mismos resultan de unos antecedentes, de unas ideologías y de unos intereses asesinos, convergentes en el caso del nazismo, y que además el exterminio puede asumir otras dimensiones, tales como la cultura de un pueblo o la destrucción de sus elites. La gestación del concepto de genocidio requería aunar la precisión con la complejidad.Por reacción ante la tragedia armenia, el filólogo Lemkin cede paso al jurista. El resto de su vida se dedicará a dar consistencia conceptual y normativa al que en 1941 Churchill llamó “el crimen sin nombre”, confiando en difundir la conciencia generalizada de que no se trataba del problema específico del país donde suceden los hechos, dado que tales masacres premeditadas conciernen a toda la humanidad. Cada grupo nacional, racial, religioso o étnico forma parte del “cosmos humano” y su destrucción, total o parcial, afecta a todos: “Cuando una nación es destruida, no es la carga de un barco lo que es destruido, sino una parte sustancial de la humanidad, con una herencia espiritual que toda la humanidad comparte”.
Convertido ya en jurista relevante dentro de su país, Lemkin abordó una primera sistematización de sus ideas al enviar un informe a la Conferencia de Unificación del Derecho Penal, celebrada en Madrid en 1933. Al percibir la carga en profundidad contenida en la ponencia, justo cuando Varsovia buscaba la amistad de Hitler, el ministerio polaco impidió su asistencia. En el texto, el tanteo terminológico es aun visible, si bien los contenidos resultan inequívocos. Lemkin habla de “barbarie” y de “vandalismo”. Ambos conceptos se encuentran asociados. El primero remite a “acciones exterminadoras” por motivos “políticos y religiosos” de variada índole: masacres, pogromos, “acciones emprendidas para arruinar la existencia económica de los miembros de una colectividad”. La última frase alude de forma críptica a un genocidio concreto, el decidido por Stalin contra Ucrania en 1932-33, tema aun hoy muy vivo, donde las brutales requisas de grano provocan millones de muerte por hambre, y de paso, según la pauta leninista de 1921, tiene lugar la eliminación de los intelectuales. No se trata, como en el Gran Salto Adelante maoista de un monumental error, sino de un designio de aniquilamiento. Es lo que individualizará al genocidio. De forma complementaria, el “vandalismo” anticipa la noción de genocidio cultural.
Tales delitos no son propuestos para castigar, sino para impedir que se produzcan mediante su tipificación en el Derecho Internacional, al tener conocimiento los posibles criminales de que su acción no quedaría impune. La misma propuesta formulará en 1942 Lemkin a Roosevelt para frenar el judeocidio de Hitler, “Paciencia”, respondió el presidente. De haber sido aprobada la iniciativa de Lemkin, las condenas de Nuremberg no se hubieran pronunciado sobre el terreno movedizo de normas establecidas ex post facto.
De ahí el reconocimiento de las variantes religiosa, política, cultural, del genocidio; las dos últimas serán rechazadas con sello británico, en un ambiente donde las principales potencias parecían satisfechas con la sentencia de Nuremberg, que no utilizó el término. Lemkin tuvo que emplearse a fondo, en una interminable serie de contactos personales, para que en 1948 la Asamblea de la ONU aprobase la Convención contra el genocidio, y luego fuera ratificado país por país.En 1939, una azarosa huida desde Varsovia a Estados Unidos le permitió emprender la campaña contra los crímenes nazis. Pudo entregarse a la investigación para comprobar su hipótesis de que las políticas de exterminio incluyen una sobreexplotación económica, con el fin de reemplazar a los pueblos sometidos por la raza dominante. Lo mismo que Hitler ordenaba realizar a sangre y fuego en agosto de 1939. En 1944 publica El poder del Eje en la Europa ocupada, que ve nacer el término “genocidio”, presente ya en las acusaciones de Nuremberg. Los ingleses lo rechazarán, ejerciendo una oposición permanente a su aprobación y regulación. “Nuevas concepciones exigen nuevos términos”, responde Lemkin. Genocidio es “la puesta en práctica de acciones coordinadas que tienden a la destrucción de los elementos decisivos de la vida de los grupos nacionales, con la finalidad de su aniquilamiento”.
Distribuidas en varios centros, quedan veinte mil páginas inéditas de Lemkin, incluida una historia del genocidio y de los colonialismos genocidas, con acentos lascasianos, a partir de su visión del tratamiento del Este europeo por Hitler (o por Mussolini en Etiopía) como colonia de poblamiento para los conquistadores y de despoblación forzada para los autóctonos. Había sido el patrón aplicado por Hitler para la germanización de Polonia.
Todo confluía hacia la exigencia de una jurisdicción universal, esbozada como “interestatal” ya en 1933. La Convención contra el Genocidio hizo nacer el Tribunal Internacional de Justicia, de acuerdo con la idea lemkiana de que el ataque contra un grupo humano equivale a atentar contra la humanidad, y por ello la ley contra el genocidio debiera ser adoptada “por todas las naciones del mundo”. El genocidio, escribió en 1946, “debe ser considerado un crimen internacional”. En definitiva, implicaba un enfrentamiento “del mundo consigo mismo”.
El tiempo del holocausto había sido de terrible sufrimiento para Lemkin, con la muerte de sus padres en Auschwitz; más tarde, en plena guerra fría, aunque confirmara su vocación de soledad, peor fue el aislamiento padecido. En los años 50, apartado del puesto universitario en Yale, se consagró por entero a la lucha por su causa, hundiéndose en la pobreza. Un infarto puso fin a su vida en 1959. “Creer en una idea exige vivirla”, escribió y cumplió siguiendo a Tolstoi.
 Antonio Elorza es catedrático de Ciencias Políticas en la Universidad Complutense de Madrid.



El 14 de febrero celebramos el trigésimo aniversario de la aprobación del proyecto de Tratado de la Unión Europea (PTUE) por una gran mayoría del Parlamento Europeo (PE). Era la primera vez que el PE proponía una reforma profunda de la entonces Comunidad Europea, que tenía una naturaleza fundamentalmente económica, con una propuesta global y completa, alternativa que implicaba una naturaleza política. Con ello, el PE tenía como objetivo fundamental, resolver el problema del “déficit democrático” (expresión utilizada por el propio Altiero Spinelli, impulsor de dicha iniciativa) y avanzar hacia el modelo federal para Europa.
Esta iniciativa innovadora, casi rupturista, fue la consecuencia inmediata de las primeras elecciones por sufragio universal celebradas en junio de 1979 al PE. Este, así elegido, se sintió con la obligación de ejercer el poder que nacía de su legitimidad democrática y transformar aquella Asamblea, básicamente consultiva, elegida por cooptación de los parlamentos nacionales, en un auténtico parlamento, con pleno poder legislativo, con competencia presupuestaria, con capacidad de censurar la Comisión Europea…
Como es sabido, ese PTUE fue rechazado por el Consejo Europeo, entonces de 9 miembros (antes del ingreso de Portugal y España), ya que lo consideraba excesivamente audaz y transformador. Sin embargo, esta propuesta sirvió de revulsivo para que ese mismo Consejo, meses después, decidiera en la Cumbre de Milán de junio de 1985 (en la que ya participó Jacques Delors como Presidente de la Comisión) convocar una conferencia intergubernamental para la reforma de los Tratados, que dio origen al Acta Unica Europea (AUE). Esta fue una reforma institucional de mínimos, orientada en la buena dirección, y ya señalaba que su objetivo era conseguir la Unión Europea. Además, estableció el mercado interior y la Europa sin fronteras para 1992, ayudando a transformar la realidad política europea, especialmente por el efecto movilizador que tuvo en los países de Europa Central y Oriental. En el AUE aparece por vez primera la expresión “Parlamento Europeo”.
El PTU de 1984, que era prematuro seis años antes y que se había rechazado, sin embargo tendrá plena aceptación en los debates de la Conferencia Intergubernamental y en gran medida se va a utilizar como elemento inspirador del conjunto de la reforma, incluso incorporándose el propio término de Unión Europea, con lo que ello implica de expresión de su naturaleza política, incluso con “vocación federal” (aunque esta expresión se rechazó al final en el Consejo Europeo de Maastricht por el veto británico). Junto a ello se incorporan los grandes avances que aportaba el PTU, como la unión económica y monetaria; la ciudadanía; la cohesión; la PESC; el espacio de libertad, seguridad y justicia o la reforma de las instituciones, especialmente del Parlamento Europeo, que obtendrá un mayor reconocimiento. De alguna manera el proyecto Spinelli del PTU será rescatado en el Consejo Europeo de Maastricht, al aprobarse el Tratado de Unión Europea, con lo que se puede decir, de alguna forma, que Spinelli tendrá éxito después de muerto.Pero cuando realmente tendrá efectividad el PTUE será cuando se convoca la Conferencia Intergubernamental de 1991, que dará origen al Tratado de Maastricht, de 1992. Los cambios en Europa y en el mundo acaecidos a partir de la caída del muro de Berlin en noviembre de 1989, tales como la desaparición del bloque socialista, la disolución de la Unión soviética, la descomposición de Yugoslavia y el inicio de la guerra, la transformación de las repúblicas socialistas…, exigirán a la entonces Comunidad Europea que convoque la Conferencia Intergubernamental para cambiar el modelo hacia más Europa, para poder enfrentarse al nuevo escenario europeo e internacional que se estaba configurando.
En las siguientes legislaturas —tercera y cuarta— el proceso político irá completando el modelo de la Unión Europea, especialmente en la medida que éste se iba democratizando, y el PE irá convirtiéndose en un auténtico parlamento. Tendrá especial importancia la Convención Europea (2001-2002) que se desarrolla durante la V Legislatura, en la cual nacerá el Tratado por el que se instituye una Constitución para Europa, que será el gran cambio con el que se formaliza el nacimiento del modelo de federalismo intergubernamental.
De esta manera, en las elecciones próximas de 25 de mayo, que inician la VIII Legislatura, se termina por eliminar lo que quedaba de “déficit democrático”, que afectaba al nombramiento del Gobierno. Por ello estas elecciones son cualitativamente diferentes de las de las anteriores legislaturas. En estas los ciudadanos debemos elegir entre diversas opciones políticas, que van a estar representadas por distintos candidatos (hay que recordar que en las anteriores elecciones, de 2009, los dos grandes partidos españoles —Partido Socialista y Partido Popular— votaron al mismo candidato, Durao Barroso).Como es sabido, el Tratado Constitucional no entró en vigor, debido a los referéndums contrarios al mismo en Francia y Países Bajos, en mayo de 1995. Sin embargo, el Tratado de Lisboa, firmado en diciembre de 2007 y que entró en vigor el 1 de diciembre de 2009, rescata los elementos sustanciales de la Constitución, incorporando el conocido art. 17.7 del TUE, que establece que teniendo en cuenta los resultados de las elecciones al parlamento Europeo el Consejo Europeo propondrá al Parlamento Europeo el candidato a presidir la Comisión Europea.
Además, en la actualidad el PE participa plenamente en el proceso legislativo ordinario, aprueba la totalidad del presupuesto y tiene muchas más competencias, con lo que desaparece la preocupación que tenía Altiero Spinelli hace treinta años por la falta de democracia (llegó a decir que un país que tuviera el sistema político equivalente al de la entonces Comunidad Europea no ingresaría en la misma por no ser democrático).
Sin embargo, ha cuajado tanto esa idea del “déficit democrático” de la Unión Europea que ellos denunciaron, que cuando vamos a votar por primera vez para la elección de un Parlamento que elija a la Comisión Europea, hay quien todavía, de buena fe, cree que no se ha resuelto dicho déficit. Pero, ¿no es evidente la legitimidad y la fuerza que tendrá un presidente de la Comisión apoyado por sesenta u ochenta millones de votos (más del doble de los obtenidos por la canciller Angela Merkel), como consecuencia de los resultados electorales del sufragio universal? ¿Y la fuerza que tendrá ese Parlamento Europeo, incluso más allá de lo que digan los Tratados? Desde luego, más que ningún otro en Europa y quizá en el mundo.Es importante recordar en estas fechas que a partir de la preocupación de Spinelli, y de otros, por resolver el problema del déficit democrático, y la iniciativa del PE de febrero de 1984, no sólo se ha resulto el papel del PE sino que se ha transformado una comunidad de naturaleza económica en una unión de naturaleza política.
Hoy, 14 de febrero de 2014, reconocemos la importancia y la visión que tuvieron aquellos parlamentarios europeos al aprobar el PTUE el 14 de febrero de 1984, casi dos años antes del ingreso de Portugal y España en la Comunidad Europea, e incluso recordamos la repercusión que tuvo entre nosotros. Lo sorprendente es que hoy, cuando ya se ha conseguido avanzar sustancialmente en lo que entonces se demandaba, y la Comunidad Europea se ha transformado en una unión política democrática, la opinión pública española no está dando la relevancia que merece a unas elecciones al Parlamento Europeo —las del próximo 25 de mayo— que culminan este proceso.
Francisco Aldecoa Luzárraga es catedrático de Relaciones Internacionales en la Universidad Complutense de Madrid.

lunes, 10 de febrero de 2014

« Nous sommes tous des Ukrainiens »

Bernard-Henri Levy

Peuple du Maïdan ! Il y a là, sur cette place, tous les peuples d'Ukraine rassemblés. Des Ukrainiens de l'Ouest et des Ukrainiens de l'Est. Des Ukrainiens de la ville et des Ukrainiens venus des campagnes. Des Tatars et des Polonais. Des Cosaques et des Juifs. Il y a là les petits-enfants des survivants de l'Holodomor, ce massacre par la faim orchestré par Staline, et ceux de Babi Yar, ce terrifiant symbole de la Shoah par balles.

Nous avons, à Paris, la place de la Bastille où se constitua le peuple français.Vous avez cette place du Maïdan où s'institue le peuple ukrainien. Et c'est une grande émotion, pour un citoyen de la patrie des droits de l'homme, d'être le témoin, sur cette place, de cet exceptionnel moment d'histoire comme seuls en produisent les grands peuples.
Arseni Iatseniouk, chef du parti de la Dame de Kiev emprisonnée, vient d'annoncer, à cette tribune, la création d'un « gouvernement parallèle » : ce gouvernement issu du Maïdan, ce gouvernement qui a, d'ores et déjà, plus de légitimité que n'en aura jamais celui des pantins aux ordres du Kremlin, je le salue.
Vous avez, peuple du Maïdan, un rêve qui vous unit – et votre rêve, c'est l'Europe. Pas l'Europe des comptables, l'Europe des valeurs. Pas l'Europe des bureaucrates, l'Europe de l'esprit. Pas l'Europe fatiguée d'elle-même, qui doute de sa vocation et de son sens, mais une Europe ardente, fervente, héroïque.
Et c'est une autre émotion, pour un Européen venu de l'Europe qui doute, qui ne sait plus ni qui elle est ni où elle va, de retrouver ici cette flamme. Vous nous donnez une leçon d'Europe. Vous nous rappelez quelle merveille l'Europe peutêtre si on l'arrache à ce que le philosophe allemand antinazi Edmund Husserl appelait la « cendre de la grande lassitude ».
Je suis citoyen français. Je suis un fédéraliste européen. Mais aujourd'hui, voyez-vous, sur ce Maïdan où l'on rappelle l'Europe à sa vocation première et à son génie, je suis aussi Ukrainien. J'ai tort, d'ailleurs, de dire rêve européen.
Car rien n'est plus concret que l'Europe que m'ont dépeinte, chaque fois, les femmes et hommes que vous avez portés à la tête de votre mouvement – une Europe qui, pour toutes et tous, signifie liberté, juste gouvernance, lutte contre l'Etat-voyou des oligarques, citoyenneté.
Vous rendez chair au projet européen. Vous lui redonnez un contenu et un programme. Vous donnez un sens, non pas « plus pur » comme a dit un poète français, mais plus précis, et plus riche, au mot et à l'idée d'Europe.
C'est pourquoi je pense que la vraie Europe est ici. C'est pourquoi les vrais Européens, c'est ici, sur le Maïdan, qu'ils se trouvent réunis. C'est pourquoi l'Ukraine n'est pas ce vassal de l'empire russe mendiant son rattachement à l'Europe : elle est, en tout cas à cette heure, le coeur battant du continent – et Kiev en est la capitale.
Peuple du Maïdan, frères en Europe ! Je veux vous dire aussi que nous sommes nombreux, de Paris à Berlin et ailleurs, à avoir entendu votre message. Je sais que vous vous sentez seuls. Je sais que vous avez le sentiment d'êtreabandonnés par une Europe qui, en vous tournant le dos, tourne le dos à sa substance. C'est vrai.
Mais il est vrai, aussi, que vous avez des amis dans les sociétés d'Europe. Mais il est vrai, aussi, que vous avez, ici même, dans les missions diplomatiques européennes, des amis de l'ombre dont je puis vous dire qu'ils sont de coeur avec vous et qu'ils oeuvrent en votre faveur.
Ils sont votre espoir ; mais vous êtes le leur. S'ils vous lâchent, vous perdez ; mais si vous perdez, ils perdent aussi. Ils le savent. Nous le savons tous.
Nous sommes des millions à avoir compris que notre sort se joue ici, sur cette place de l'Indépendance que vous avez rebaptisée place de l'Europe. Et j'ai bien l'intention, à mon retour en France, de le dire haut et fort : pas de visas pour les brutes qui, tel Louis XIV faisant graver sur ses canons « ultima ratio Regis », menacent de donner l'assaut au Maïdan ; gel de leurs avoirs dans toutes les banques de l'Union européenne ainsi que dans ces paradis fiscaux dont nous savons, maintenant, forcer les portes ; il y a toute une gamme de sanctions dont les démocraties ont la clef – et il faut le rappeler sans se lasser.
Le président de mon pays, François Hollande rencontrera dans les prochaines heures celui des Etats-Unis d'Amérique, Barack Obama : qui sait s'il ne le convaincra pas de s'associer, une nouvelle fois, à une opération de sauvetage de cette part de l'Europe qui demeure kidnappée ?
Peuple de Maïdan, un dernier mot. Je vous quitterai le coeur serré car je sais que tout, dans les prochains jours, peut arriver et même, hélas, le pire : si, dans la longue histoire des peuples affirmant leur souveraineté en occupant les places de leurs villes, on se souvient de la place de la Bastille, ou de la place Wenceslas à Prague, ou encore de l'agora athénienne, comment ne pas garder à l'esprit l'autre modèle, l'anti-modèle, celui de Tien An-Men et de l'insurrection noyée dans le sang ?
Mais je vous quitterai empli aussi, sachez-le bien, d'une immense admiration pour le courage, le sang-froid, la sagesse et l'esprit de mesure dont vous offrez l'exemple au monde. Votre arme, c'est ce sang froid. Votre force, c'est cette détermination tranquille, sans pathos, qui fait que, de Lisa, la petite cantinière, à Vitali Klitschko, l'ancien boxeur qui sera peut-être un jour le président de la nouvelle Ukraine, vous m'avez tous dit que rien n'arrêtera plus l'esprit du Maïdan.
Et votre force, c'est encore l'esprit de responsabilité, j'allais dire de discipline, avec lequel vous tenez vos barricades et, derrière les barricades, prenez soin de la portion de ville que vous avez libérée. Car c'est le même mot qui dit le soin des villes et l'excellence des civilisations. Civilisé, dans ma langue comme dans celle des fresquistes qui peignirent, au Xe siècle, la Vierge en prière, mains levées en signe de paix, de votre cathédrale Sainte-Sophie, est le nom commun de l'amant de la civitas et du porteur de civilisation.
Et votre force, oui, c'est cette haute civilisation à laquelle vous êtes adossés – en même temps que vous hante, comme tous les peuples d'Europe, une part d'histoire tragique et criminelle. La Russie n'existait pas que l'Ukraine et Kiev rayonnaient déjà. Il y a en chaque citoyen du Maïdan plus d'histoire et de culture que dans le matamore de Sotchi – ce Tarzan qui n'est qu'un Popeye, ce faux fort qui est un vrai ennemi de sainte Sophie et de sa sagesse.
C'est pour cela que vous vaincrez. C'est pour cela que, tôt ou tard, vous l'emporterez sur maître Vladimir Poutine et son valet Viktor Ianoukovitch.
Je vous souhaite la bienvenue en Europe.